Ir al contenido principal

MONÓLOGO: TEMPORALES


TEMPORALES
¿Soy la única que esta hasta las narices de los temporales?….Y eso que vivo en el centro de la península…No me quiero imaginar a los del norte. Vamos a ver, yo sé que es invierno y que por definición tiene que hacer mucho frío y todas esas cosas que hace en esta época del año…. ¡Pero es necesario que sean así todos los días!...Porque en los últimos dos meses la cosa parece ser así…Mejor dicho…¡Peor!...No solo es que haga el frío típico de estas fechas, es que no hay día que no diluvie o que el viento haga necesario salir a la calle con piedras en los bolsillos, y ya el día que se anima del todo, nieva un poquito….¡Que le cuesta al sol salir! No digo yo que alumbre como en pleno mes de Agosto, ¡Pero que aparezca!, aunque solo sea para dar algo de luz a los días tristes y grises y hacernos cambiar un poco el estado de ánimo, porque con esto de estar  pasando más frío que un loro en el polo norte se nos agria hasta el carácter.

Una cosa que me hace mucha gracia es el nombre que le dan ahora a una tormenta de las de toda la vida…Ciclogénesis explosiva…Que tú lo lees así sin saber que es y te piensas que va a ser el mecanismo por el cual van a llegar los siete jinetes de la apocalipsis, no tenían un nombre más “suavito” para darle. Cuando oyes eso en las noticias, te preparas para el fin del mundo y cuando llega te das cuenta que es una tormenta de las de toda la vida. Sí,  que la tormenta viene un poco “encabronada”, pues hombre sí, como las de toda la vida….Todavía no se dio el caso de una tormenta cariñosa.

Cuando va llegando el invierno empiezas a preparar ropa de abrigo, tanto para ponerte tú, como para poner en la cama, que es donde siempre tienes más frío y te quedas más helada…Bueno hasta que alguien te calienta….Pero eso ya será en otro monólogo. Las dos principales cosas que sacas cuando llega el invierno son los abrigos y las mantas…Lo que no te dicen es que no te van a servir para nada porque el invierno que dice que hace frío…. ¡Hace frío! Y por más capas de ropa que te pongas encima siempre vas a sentir frío en alguna parte de tu cuerpo y esta contagiara al resto, por no decir lo cómodo que es cuando llevas tanta ropa encima para moverse… ¡Que acabas sin poder ni andar!

Centrándonos en este invierno, este año lo jodido está siendo el viento, que aunque estés en el centro de la península, como yo, tienes la sensación de estar en Tarifa un día con viento de levante. Lo notas incluso cuando coges el coche y crees que alguien lo va moviendo de lado a lado…Pues sí… ¡Es el viento! …Y la lluvia…Que hacen que vayas por la carretera como si el coche estuviera encima de una tabla de surf. Lo peor que ocurre cuando se juntan la lluvia y el viento, es que te hacen imposible el salir de casa, pero no porque haya alerta roja y nos recomienden a todos estar en casita ¡Nooo! Es recomendación no hace ni falta, con un tiempo así se incrementa tanto la pereza que no hay español que salga de casa a no ser que sea por pura obligación.

Al principio, con el primer temporal o cuando te dicen que el próximo fin de semana hará muy mal tiempo, piensas: ¡Bieeeen! un fin de semana de manta y café tranquilita en el sofá de casa….Claro que después de quince fines de semana así ruegas con tus más profundas plegarías que al menos un día, ya no digo que haga buen tiempo y una temperatura medianamente aceptable, con que no llueva ni haga viento te conformas, para ser capaz de salir un poco a la calle a estirar las piernas y obtener un poco de aire puro, o al menos un aire diferente del que tienes en la atmosfera de casa.

A veces pienso que esto del mal tiempo, por lo menos en Madrid, lo promueven los centros comerciales, porque como no puedes ir a ningún sitio que no esté techado y calentito, por salir un poco de la rutina y de la manta y el sofá, todo sea dicho, la costumbre más madrileña es irse a pasar las tardes del fin de semana a un centro comercial. Señores de los centros comerciales, les digo una cosa, si están fomentando el mal tiempo para que vaya más gente a los centros comerciales… ¡Olvídense!...Porque más gente irá….Pero a mirar…Con esto de la crisis lo de comprar nos lo pensamos muy y mucho, vamos que a no ser que nos hagan unos descuentos espectaculares, y ni aún así, solo nos dedicamos a mirar la mona que le queda la ropa al maniquí y lo bien colocadita que está en las perchas.

Siendo sinceros, este tiempo triste y gris le cambia el humor a cualquiera. Las plantas necesitan el sol para hacer la fotosíntesis…Y nosotros lo necesitamos para ver las cosas desde otro punto de vista, que con tanto viento, con tanto nubarrón, con tanta penumbra y con tanta lluvia, no terminamos de ver las cosas claras del todo…Y tampoco, ese estado atmosférico revuelto, nos ayuda mucho a tirar para adelante porque con este tiempo no hay valiente que tenga narices….Salvo por obligación…A asomar, ni tan siquiera,  el dedo meñique del pie como principio del paso adelante que quiere dar. Somos un país mediterráneo que lleva impreso en su carácter un par de rayos de sol para poder funcionar en nuestra plenitud de facultades, así pues, estimadas tormentas, ciclogénesis explosivas, lluvias, vientos y demás desaires atmosféricos iros a juguetear al norte de Europa que allí si saben funcionar con vosotros haciendo de las vuestras.

P.D.: Si te gusta la lectura puedes leernos también en: http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…