Ir al contenido principal

MONÓLOGO: LA VOCACIÓN DE SERVICIO PÚBLICO


LA VOCACIÓN DE SERVICIO PÚBLICO

“La vocación de servicio público” es una frase muy repetida últimamente entre la clase política española, que lo que quiere transmitir con esto es que ellos hacen su trabajo por el bien de los demás y no por su propio enriquecimiento…¡¡¡¡JAAAAAA!!!! ¡¡¡No se lo creen ni ellos!!! ¡Hombre! Como en todo, no está bien generalizar, porque aunque solo sea por aquello de que siempre hay una excepción que hace cumplir la regla, alguno se salvará. Pero de realmente ser así y hacer las cosas solo por la gratificación que les deja el servicio a los demás ¡¡¡No serían políticos!!! Serían cooperantes en una ONG, que las labores que hacen son más bonitas y, a priori, no tienen la necesidad de mentir tanto como lo hace un político.

Lo más curioso de esta “frasecita” es que suele decirla más aquel que tiene sobre él, sobre su honradez y sobre su gestión ,la sombra de la duda, como para justificar de alguna manera la buena fe de sus actos…Toda la buena fe que puede tener alguien que mete la mano en la caja común de todos para extraer unos cuantos de miles o millones de billetitos porque como tiene esa vocación de servicio público, pues ya se lo gasta él / ella para que no tengamos que pensar cómo gastarlo los demás y así nos quita ese problema.

La verdad es que este tipo de conducta no es cuestión ni de derechas, ni de izquierdas, ni de disléxicos, ni de daltónicos…Es cuestión de dinero y ese es el más disléxico y daltónico de todos, es decir, a todo el mundo le gusta, independientemente de su ideología política, no entiende de derechas ni de izquierdas, solo de ambiciones…Pero si eres político, empresario, alto funcionario, banquero, etcétera…Como que ese dinero, público en concreto, te gusta más, y si encima tienes la caja cerca, se juntan el pan con las ganas de comer, es decir, si juntas a esas ganas retorcidas y miserables de enriquecerse a toda costa, una caja con abundante dinero de todos, lo tienen en bandeja.

Algo que siempre me hace mucha gracia de este tipo de gente es la veces que repiten que ellos en la empresa privada ganarían mucho más dinero pero prefieren quedarse en la pública por su vocación de servicio público….Pues esa vocación debe de estar más extendida que la de cura porque fíjate que aún perdiendo dinero la gente se mata por llegar a ser algo en la política, ¡Oye! Cosas de España…A nuestros políticos les gusta perder dinero y luego dirán que porque tenemos esta crisis...

Sinceramente, no creo que pierdan nada dinero por dedicarse a la política en vez de ejercer en la empresa privada, pero aún en el hipotético caso…pero muy, muy, hipotético que fuera verdad que mientras que están en la política pierden dinero, no lo pierden como tal, es un dinero que pasa a cobrarse en diferido…Como los finiquitos…Ya que en cuanto se alejan un poquito de la política les está faltando tiempo para dedicarse a ser presidentes/as o consejeros/as delegados de cuanta empresa importante se les cruce en el camino y con un salario tan escandaloso como injustificado. Porque a esa gente no se le paga por su maravillosa formación o por su experiencia laboral en el nuevo puesto que van a ejercer, seamos sinceros, a esa gente se le paga por los contactos que tienen y que han hecho mientras ejercían esa “vocación de servicio público” en la que perdían dinero y que en ningún momento buscaban su beneficio sino el de los demás. De tal forma que pueden facilitar a la empresa en la que trabajen en ese momento cuanto negocio se les venga a ocurrir y si es con las administraciones públicas de por medio, con las que ya tienen confianza,¡¡¡Mucho mejor!!!

Por lo tanto, básicamente, lo que ocurre es que esa ganancia se obtiene en diferido, como comentaba antes, si en algún momento, por una extraña casualidad, algún político estuviera perdiendo dinero, en termino de coste de oportunidad, por dedicarse a la política y no a otra cosa, ya se encargará él o ella de cobrarlo en diferido…A modo de simulación…Cuando deje la política y gracias al impulso que le ha dado haber tenido un cargo político llegará a alcanzar el puesto de trabajo y el sueldo al que jamás habría podido aspirar ni trabajando toda su vida. Vamos que de cosas como estas sacaron la idea para explicar los finiquitos diferidos a modo de simulación más famosos de la historia de España.

No pretendo decir con esto que el “oficio” de político no debe de estar pagado, como el de cualquier persona que realiza un trabajo, pero de la misma forma que cualquier persona que realiza un trabajo de responsabilidad y cobra por realizar ese trabajo, es decir, una remuneración justa y sin tantas dietas, viajes, hoteles, choferes, asesores, secretarias y demás adornos y parafernalias, que lo único que buscan es que el político en cuestión no haga nada, que ya lo hacen el resto de personas que tiene alrededor y que pagamos todos. ¡Vamos!, tanto como les gusta compararse con la empresa privada,  en términos de competitividad y eficacia la clase política deja mucho, pero mucho, que desear…Por eso se cabrea tanto la gente cuando oye a alguno que otro decir que con esta crisis hay que trabajar más y ganar menos, pero ellos mismos, los que lo dicen no empiezan por mirar en casa. Por que trabajar más, ¡¡¡Claro que pueden hacerlo!!!,  y ganar menos, también. Y aun ganando mucho menos, si el sueldo se midiera en términos de eficiencia, seguirían ganando más de lo debieran, porque si esos sueldos se fijaran en términos de productividad, mucho tendría que mejorar esa clase política su productividad para justificar, ya no digo el sueldo entero, solo una parte de él.

Esa “vocación de servicio público” que esta tan abundante en España, esa misma abundancia hace denotar que ya algo raro hay en ello, porque para no ofrecer ninguna ventaja, como ellos indican, más que la satisfacción personal del servicio que realizan, la gente se mata por llegar a un cargo de esas características….Aunque sea de parlamentario o senador de segunda…La cosa es “chupar del frasco”…Las vocaciones no surgen de la nada, de una forma u otra todas las vocaciones esperan su recompensa, bien económica o espiritual, todas esperan algo a cambio por brindar su “entrega incondicional “ y si tu recompensa va a ser la gratificación de ayudar a los demás, no eres político, eres cura, cooperante de una ONG, médico, pones un albergue  o hasta si me apuras, te haces militar o te metes a monje. Pero cuando tanta gente quiere ser político, no es por la abnegación en la entrega sin ningún beneficio, eso todos sabemos que no mueve vocaciones y vocaciones para político del tres al cuarto es lo que sobra, como todos sabemos… Si el río suena...Agua lleva.
P.D.: Si te gusta la lectura puedes leernos también en: http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…