Ir al contenido principal

MONÓLOGO: UNA VISITA A IKEA


IKEA

“Ikea” es ese gran almacén de muebles, decoración para el hogar, menaje y tropecientas mil cosas más al que nunca puede ir una mujer sola con una tarjeta de crédito y si una mujer sola no puede ir, ya no te cuento lo que pasa como vayan dos juntas…Es uno de esos momentos en los que vas a “mirar” por ver si hay algo que te venga bien y lo único que ves es como se llena el carro y no sabes ni con que…Qué si mira que vasos tan monos y claro…Como no tienes ninguno, qué si mira que sábanas tan monas...Y tampoco tienes ninguna…Qué si mira esto que gracioso para la cocina…¡Uy! la falta que me hace ese bol….Esa colcha me hace falta para casa…¡Uy! que cojines más monos para el sofá…Vamos que vas buscando cambiar la alfombra y cambias todo menos la alfombra.

El problema que tiene ir con una amiga a este tipo de grandes almacenes es que os animáis mutuamente….Qué tú no estás segura si te gusta mucho la funda nórdica que acabas de ver, no te preocupes que va tu amiga y te da el empujoncito que te faltaba para que te termine de gustar…y viceversa. Es uno de esos sitios donde pasas la tarde y llegas a casa más feliz que una perdiz pensando en las cosas monísimas que has comprado y que el fondo no es que sean muy útiles ¡¡¡¡pero la casa te va a quedar monísima!!!!

El peor problema que tiene este tipo sitios para ir de compras con una amiga se da a la hora de comprar muebles…Problema porque para esto sí que tienes que acabar llevando a un tío…Tienen la costumbre en este tipo de sitios de vender los muebles por coleccionables y ya tu si eso te los montas en casa…Y en las instrucción viene muy bien explicado…Si claro…Solo una cosita…Tan difícil era poner a las piezas y tornillos nombre normales…Que se puedan pronunciar en español que en sueco ya sabemos que se pronuncian. Después de salvar el obstáculo de “los nombrecitos” viene el obstáculo de montarlos…Te lo explican con todo lujo de detalles…Pero se ve que quien ideo esta forma de montar muebles en casa se le paso por alto el leer el libro “Porque los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas”…Ni los mapas ni las instrucciones “del Ikea”…

Yo tengo mi propia teoría de porque lo hacen así…No hay nada más aburrido para un tío que pasar una tarde en un centro comercial y no hay nada que le guste más a un tío...Sí, además de eso que todos estáis pensando…Que hacerse el manitas en casa y arreglar cosas…Así que creo que a algún creativo del departamento de Marketing con la creatividad desatada dijo: Vamos a vender los muebles para montar en casa, primero nos ahorramos en costes de fabricación y segundo así se traen a los tíos al centro comercial y no se aburren tanto, por lo menos van pensando en la obra de arte que les va a quedar cuando terminen de montar los muebles en casa…Y lo más importante…Lo mucho que van a presumir delante de los amigos que los han hecho ellos con sus propias manos…Y con las instrucciones…Todo venga a ser dicho…Que sin ellas…No dan pie con bola, porque por alguna extraña razón ellos si las entiende, aunque venga los nombre en sueco…Lo mismo abra que empezar a hablar en sueco para entendernos en las relaciones de pareja…Porque en español no se enteran…¡Claro!…por eso ellos se hacen tan bien “los suecos”…¡Ya tienen práctica!…Así cualquiera monta un mueble “del Ikea”.

Así que visto lo visto lo mejor que puedes hacer es ir primero a “Ikea” con tu chico y cogéis todos esos muebles que él, no nos vamos a engañar, se va a pasar montando 15 días al mismo tiempo que discute y de lo lindo con el tornillo “stonjen”…O algo así creo que se llamaba…Y después discutirá contigo cada vez que le digas: Cariño, contratamos el servicio ese que te lo montan a domicilio…A lo que el responderá con un soberano cabreo que es perfectamente capaz de montar esos muebles, es que viene mal en las instrucciones y faltan piezas…Aunque más bien lo que pasa es que sobran tornillos…Si, si, todos hemos montado un mueble de estos o de otro tipo y nos ha sobrado alguna pieza que nos deja con la duda de pensar si en cualquier momento el mueble se va a venir abajo como un castillo de naipes. Una vez dejas a tu chico lo suficientemente entretenido apretando los tornillos en los quinientos muebles que habéis comprado, entonces te llega el momento de disfrutar a ti y llamar a una amiga por teléfono para  decirle que esta tarde sin falta tenéis que ir a” Ikea” que tienes que cambiar la alfombra que no te va con los muebles nuevos…No te preocupes cambiaras todo menos las alfombra y llenaras un carro de cosas monísimas de esas que ya tienes quinientas mil en casa, que bueno, más tarde o más temprano le acabaras buscando utilidad, imploraras al cielo que no te den ningún vale de descuento al pagar en caja que terminas volviendo otro día a llenar otro carro, ¡Ah! Y eso sí…Pasarás una tarde divertidísima con una amiga mientras hacéis juntas la yincana que forman los pasillos “del Ikea”.

P.D.: Si te gusta la lectura puedes leernos también en: http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…