Ir al contenido principal

MONÓLOGO: POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES


POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES

“Por encima de nuestras posibilidades” se ha convertido en una de las frases más oídas en esta crisis que estamos atravesando. Gran parte de los problemas se achacan a que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, los bancos han dado créditos por encima de sus posibilidades, nos hemos endeudado por encima de nuestras posibilidades y hemos hecho no sé cuantas cosas más por encima de nuestras posibilidades…vamos algo así como que éramos de segunda división, quisimos jugar en primera y nos dieron por todos lados.

Pero eso de “por encima de nuestras posibilidades” no lo tengo yo tan claro que fuera así, porque en el momento en el que todo estaba funcionando, aparentemente bien, a nadie se le ocurría pronunciar esa frase y el que tenía la osadía de atreverse, tan solo a susurrarla, lo tintábamos, como poco, de catastrofista y como mucho, de todo lo que os podáis imaginar. Entonces ¿Qué pasa?... ¿lo que antes estaba bien, ahora está por encima de nuestras posibilidades? ¿O es que ahora buscamos en el feliz pasado la excusa que justifique la situación actual?

Lo “más” gracioso de esta frase, y “más” lo pongo entre comillas porque es pura ironía, es que quien manejaron ciertos hilos bancarios, políticos, empresariales, etc, etc, etc…que en aquel momento de esplendor nos llevaron a que hoy en día utilicemos dicho momento como causa de la crisis, no están pagando las consecuencias. Las están pagando el resto de la gente que, por decirlo de alguna manera, no movieron los hilos para que todo funcionara por encima de sus posibilidades, la gente que simplemente le dieron un mensaje optimista y lo aprovechó.

Por poner un ejemplo, hoy en día se dice que mucha gente pidió hipotecas por encima de sus posibilidades y que cuando las pidieron no se plantearon el hecho de que algún día podían estar sin trabajo, pero lo que no dicen es que el banco que le concedió esa hipoteca tampoco se planteo ese escenario.

Podemos ser muy liberales económicamente y pensar que todo mercado llegara solo al equilibrio, pero no podemos ser tan ilusos de pensar que los propios mecanismos de equilibro de un mercado no pueden tener consecuencias sociales fatales. Para eso está la regulación, no para impedir el libre funcionamiento económico, sino para establecer un marco que haga de control a cualquier mercado o sector, de tal forma, que si, como todos sabemos, la economía es cíclica, hacer que los periodos de bonanza sean lo más largos posibles y los de decadencia, a través de esa regulación, hacerlos lo más cortos posibles. Eso, claro está, si se regula con inteligencia y sentido común. De tal formar que en su momento, se dio cierto margen con determinadas operaciones económicas, monetarias y urbanísticas, en las que no se supo ver el riesgo ni económico, ni social, de dejar manga ancha en sectores claves  y pilares de una economía.

A ambos lados de la balanza unos y otros se tiran piedras para encontrar culpables, sin darnos cuenta que lo que tenemos que encontrar son soluciones. No estoy hablando de esos politiquillos del tres al cuarto que han estado viviendo muy bien a costa del resto, cometiendo no sé cuantos supuestos delitos, en esos casos no solo hay que buscar culpables, sino que hay que juzgarlos. Pero cuando hablo de soluciones y no de culpables, me refiero a esa disputa instaurada en cualquier telediario que se precie, en el que oyes un sinfín de noticas económicas para llegar a la única conclusión de que: La banca carga la culpa contra los ciudadanos y los empresarios, los empresarios contra la banca y los políticos, los políticos contra bancos y empresarios y todo esto mientras hacemos caso a una señora alemana y a una troika financiera que, indirectamente, nos está gobernando con unas medidas económicas hechas en función de sus propios intereses y que van totalmente en contra de las recomendaciones de los expertos económicos mundiales y de la realidad en sí. Una cosa sí que creo, llevan la contraria a los expertos económicos por pura cabezonería, por no dar su brazo a torcer y a la realidad por pura ignorancia. Parecen que los asesores de esa troika estén dando palos de ciego obviando todo tipo de teorías y recomendaciones económicas que tanto usaron un día ensu favor, cuando les interesaba.

Lo que no se dan cuenta todos esos señores políticos, tanto nacionales como internacionales, es que cada una de sus decisiones va a influir en la vida y en el futuro de alguna persona y deberían ponerse en la disyuntiva de si creen justo que una mala decisión suya lleve a centenares de personas a cambiar el rumbo de sus vidas. No estoy diciendo que no estén democráticamente legitimados para tomar cualquier tipo de decisión, que lo están, sin lugar a duda, y es bueno que lo estén para que así no fallen los pilares fundamentales de la democracia. Lo que trato de decir, es que ese político democráticamente legitimado cuando tome una decisión lo haga desde el sentido común y siendo totalmente consciente de la responsabilidad que tiene entre sus manos y de las influencias que pueden tener en la gente  y en su forma de vida las decisiones que tomen, se trata de usar ese poder de formar racional y coherente y no por encima de sus posibilidades.

 P.D.: Si te gusta la lectura puedes leernos también en: http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…